Limpiar de forma eficiente con agua caliente a presión

Son innegables los beneficios de las limpiadoras de alta presión, comparadas con los procesos de limpieza sin presión, aún más con el uso de agua caliente, ofreciéndonos ventajas en la conservación y respeto del medio ambiente, eficiencia en la limpieza y la rentabilidad. Sigue leyendo para que conozcas las grandes ventajas de tener una limpiadora de agua caliente con alta presión y adquieras la adecuada a tus necesidades.

Ventajas del agua caliente en limpiadoras de alta presión

·       Incremento del 12 °C hasta un 155 °C, lo que facilita la disminución de la presión de la tarea, la cantidad de detergente utilizado y el tiempo para efectuar la limpieza. Nos aseguramos una limpieza óptima por sus indiscutibles beneficios.

·       Al utilizar agua caliente a presión los aceites y grasas condensados que se forman se disuelven fácilmente y así es más eficiente su eliminación.

·       Se obtienen mejores resultados por la utilización de menos cantidad de detergente, en casi todas las situaciones se pueden quitar las resinas, los aceites, grasas con el agua caliente; lo que a su vez requiere menos cantidad de detergente.
 
·       Ahorro de costes, protección de los recursos como el agua y el medio ambiente.

·       Luego de realizar la limpieza con agua caliente a presión disminuyen de manera considerable los gérmenes.

·       Es menor el tiempo de secado y de trabajo porque el agua caliente diluye los residuos de forma acelerada, permitiéndonos ahorrar hasta un 30% de tiempo. De manera que podemos hacer distintas actividades de higiene de manera rentable y económica.

Gastos de adquisición y mantenimiento

Los gastos de mantenimiento y adquisición de este tipo de limpiadoras son bastante altos, comparado con las limpiadoras de agua fría, por el consumo de energía y el quemador adicional. Aunque no deja de ser ventajoso el poder ahorrarte hasta un 30% de tiempo, la exclusión del uso de detergente en algunos casos y los excelentes resultados de limpieza, que en cierto modo compensan los gastos mantenimiento y adquisición.

Alta temperatura para mayor potencia

Es fundamental para la limpieza la energía térmica, cada incremento de 10 °C dobla la velocidad de limpieza y el incremento de 20 °C en la temperatura hace cuatro veces más rápida la reacción. El hollín, las grasas o el aceite pueden eliminarse rápidamente, se activa la emulsión de grasas y aceites en el agua y el área calentada seca rápido. Las temperaturas altas pueden disminuir el tiempo de limpieza en un importante porcentaje y dar mejores resultados. Al disminuir la porción de agua podemos obtener una temperatura vapor máxima de 155 °C; la mezcla de presión y vapor sin minerales quitará cualquier suciedad alojada, garantizando un alto rendimiento sin necesidad de agregar químicos. La fase de vapor es perfecta para quitar pintura, líquenes, algas, depósitos de hollín, betún, etc.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Parque Nacional Chungara

Calderas Fer

¿Es recomendable usar piso de llanta?